Etiquetas

, , , , , , , , ,

Empieza el día tempranito con un desayuno más que digno en nuestro hotel Super 8, incluido en el precio.

Amanece en Linconl

Amanece en Linconl

Nuestra cocina self service:

Cocina de nuestro hotel

Cocina de nuestro hotel

Desayuno que incluye fruta, un lujazo para nosotros para intentar mantener una dieta equilibrada y no caer en la espiral de gofres, mantequilla de cacahuete, sirope,… exclusivamente. Mamá, tranquila, estoy comiendo fruta.

Desayuno saludable

Desayuno saludable

Duchados y desayunados… Ya sé que falta un tercer factor pero de eso, nada de nada

Hotel Super 8 Atlanta

Hotel Super 8 Lincoln

Hoy le toca conducir a Mamen. Todo bien, salvo que no ha aprendido a darle dos veces al mando a distancia para abrir mi puerta así que tengo que estar pendiente de que no arranque sin mí.

No me resisto a sacar a Mamen con su camiseta (comprada en el anterior viaje a la ruta)

No me resisto a sacar a Mamen con su camiseta (comprada en el anterior viaje a la ruta)

Nuestra primera visita “The Mill Restaurant”, como su propio nombre indica, un antiguo restaurante que actualmente está en pleno proceso de restauración para su conversión en museo. Cuando comenzó su actividad en los años 20, se denominaba “Blue Mill”. Parte de la construcción actual procede de barracones militares procedentes de Camp Ellis cuando éste fue desmontdo después de la II Guerra Mundial.

"The Milk Restaurant"

“The Milk Restaurant”

Este junto con el “Pig Hip Restaurant Museum” en Broadwell, al que nos dirigimos, son dos de los sitios que no pudimos visitar el año pasado. Sigo insistiendo que cualquier viaje organizado te dejará muchos rincones sin conocer. Por eso, nuestra intención con este segundo viaje es completar al menos en mayor profundidad un tramo para poder incluir en nuestra guía el mayor número de lugares, para que seas tú quien construya tu propia ruta.
Y después de hablar de nuestro libro… seguimos!!!!

El “Pig Hip” fue un restaurante abierto en 1937 por Ernie Edwards, famoso por sus patentados sandwiches de cerdo. Permaneció abierto hasta los años 90 en los que cesó la actividad como restaurante pero continuó abierto posteriormente como pequeño museo. Fue destruido por un incendio en 2007. Desde entonces su propietario, residente al lado del “Pig Hip”, recibe en su casa a los visitantes donde se puede ver y adquirir algunos objetos. Está previsto que se trasladen los recuerdos de este sitio al museo que se está preparando en “The Mill Restaurant” Actualmente, al menos está en pie el monolito:

"Pig Hip Restaurant"

“Pig Hip Restaurant”

En Williamsville, está “Frank´s Route 66”, una antigua gasolinera de 1930, actualmente cerrada pero que recoge vehículos y artículos de la época. Otro pequeño “museo”

"Frank´s Route 66"

“Frank´s Route 66”

Aunque quizá lo más característico es la furgoneta semi empotrada en la fachada. A nosotros lo que más nos gustó es el tractor de la puerta, al más puro estilo “Cars” con sus dos ruedas delanteras que Mamen dominó enseguida. Lo de no tener mando a distancia para las puertas le pareció un invento fantástico

Mamen tractorista

Mamen tractorista

Saliendo de Williamsville, en dirección a Springfield, paralelo a la carretera y bordeando el “Carpenter Park” y el Club de Golf cercano a la población de Sherman, hay un tramo original de la ruta, correspondiente a los años 1926/1936.

Tramo de 1926-36

Tramo de 1926-36

El año pasado llegamos a Springfield de noche y el día siguiente lo dedicamos a recorrer la ciudad. El “Motel Pioneer” se nos resistía y a punto estuvimos de no localizarlo. En esta ocasión, al seguir una ruta distinta, nos lo encontramos a la derecha, antes casi de ser conscientes de que habíamos llegado.
No es actualmente un hotel para quedarse a la vista de su aspecto externo, pero su rótulo original permanece desde su construcción en los años 40 y su aspecto de antena de radio tiene un no se qué, que a mí, me gusta (debe ser como lo del aguarrás)

Rótulo del "Pioneer Motel"

Rótulo del “Pioneer Motel”

Seguimos en Springfield e intentando aprovechar nuestra ruta prevista para compatibilizarla con nuestro ritual segundo desayuno, que normalmente es la base de nuestra alimentación diaria, por aquello de que es la comida más importante del día y que este es el país en el que si te pides una vaca rellena de pajaritos para desayunar, lo ven como lo más normal del mundo, siempre que no untes la vaca en el café.
Con este espíritu no vamos al “Cozy Dog Drive” en el que ya desayunamos hace algo más de un año.

"Cozy Dog Drive"

“Cozy Dog Drive”

Peeeero
Nuestro gozo en un pozo. El acceso al parking está recién pintado y hoy está cerrado. Eso sí, les está quedando mu requetebién.

Volvemos en este segundo viaje al “Maid Rite Sandwich Shop”, autoproclamado como el primer drive thru del país.

"Mais Rite Sandwich Shop"

“Maid Rite Sandwich Shop”

También este nos lo encontramos cerrado, así que utilizando nuestra habitual perspicacia, hemos llegado a la conclusión de que al menos aquí, en Springfield, es festivo. Bueno, nuestra perspicacia, los garitos cerrados, calles cortadas para algún tipo de desfile, la gente con las pick up preparadas para un día de barbacoa, …
Pero inasequibles al desaliento, seguimos hasta “Shea´s Gas Station Museum”. Otro de los sitios que encontramos también cerrados, al igual que el año pasado, aunque en este caso debe ser porque los días y horas que permanece abierto son muy limitados. De todas formas, es un lugar que siempre tiene una foto.

"Shea´s Gas Station Museum"

“Shea´s Gas Station Museum”

Y ya fuera de Springfield, llegamos a uno de nuestros sitios preferidos, un “Wal Mart”, o sea, esa cadena de supermercados americana que incluso mantiene centros abiertos las 24 horas y que en estos dos años nos ha permitido comprar tanto una ración de frutas, leche con sabor a crema de cacahuetes, calzoncillos limpios o un fantástico pack de Coca Colas con sabor a vainilla cuyo sabor todavía no hemos conseguido quitarnos de la cabeza. Dios mío qué engendro!!!!
Bueno, pues si el año pasado hicimos una prueba de calzoncillos de superhéroes que nos valió el descojone generalizado de las dependientas que nos pillaron, este año nos dimos de bruces con una capa de Supermán y claro….
Ponemos el enlace al facebook de la ruta porque esta versión de WordPress no nos permite subir directamente el vídeo:

http://www.facebook.com/photo.php?v=528040193935308&set=vb.258692004203463&type=3&theater

Terminado nuestro numerito de super héroes, nos vamos hacia Auburn, población en la que se conservan tramos de la ruta de cemento de 1921 y de adoquines de 1932. Este año, como comentamos, estamos siguiendo otros trazados de la ruta que nos llevan a descubrir lugares que en nuestro viaje anterior no pudimos ver. En este caso, el día soleado nos permitió disfrutar, para mí, de uno de los tramos más especiales. El famoso color rosado de los adoquines del que había leído tantas veces, se encontraba delante de nosotros, perfectamente conservado, sin limitaciones de tránsito e íbamos a recorrerlo y fotografiarlo a placer.

Tramo de adoquines y saltador profesional

Tramo de adoquines y saltador profesional

Al tratarse de un tramo con poco tráfico, hay que tener cuidado con los… Angry Birds sueltos

Un Angry Bird cruzándose en el camino

Un Angry Bird cruzándose en el camino

Seguimos nuestro camino, primero pasando por una gasolinera, cargando 40$ de gasolina y dejando de lado poblaciones que visitamos el año pasado como Glenarm y dirigiéndonos hacia Girard, donde está “Doc´s Soda Fountain”, nombre que toma en 2007. Se trata de un drug store que empezó a funcionar en en 1884, cerró en 2001 y reabrió ya en 2007 con este nuevo nombre.

"Doc´s Soda Fountain"

“Doc´s Soda Fountain”

A reponer fuerzas, todavía en Girard, nos vamos al “Whirl a Whip”, un “antro” de 1957 que sirve unas hamburguesas buenísimas.

"Whirl a Whip"

“Whirl a Whip”

Continuamos viaje sobre el trazado original de la Ruta 4 (IL4) y aunque no hemos sido capaces de de localizarlo, sobre el trazado de esta Ruta 4 construido en 1920, que a partir de 1926 formaría parte de la Ruta66 hasta 1930, en un tramo entre Girard y Nilwood, cuando estaba todavía fresco el cemento de la carretera, un grupo de patos se paseó por ella y todavía están sus marcas sobre el asfalto. No se trata de una leyenda porque alguna foto sí he encontrado de las marcas, pero ni testigos, ni a familiares de los autores de las pisadas.

Huellas de patos (foto de internet)

Huellas de patos (foto de internet)

Espero que no sea una premonición. En este viaje ya hemos duplicado el número de cárceles visitadas el año pasado. Bueno, no es tanto. El año pasado estuvimos en una y aquí llevamos dos en dos días. Lo digo por la que se encuentra en Carlinville. Una pequeña Alcatraz, ya que en su período de funcionamiento, de 1869 a 1988, solo una persona escapó de ella y fue capturado a pocas manzanas de allí.

"Cannonball-Reinforced Macoupin County Jail"

“Cannonball-Reinforced Macoupin County Jail”

A la salida ya de la población de Staunto, está “Decamp Junction Roadhouse”, un complejo de 1930 que encontramos cerrado aunque no abandonado, que dispone de pistas de voleibol playa y beisbol. Como no podía ser de otra manera, la tentación era muy fuerte y Mamen tuvo que jugar un rato… sin balón

"Decamp Junction Roadhouse"

“Decamp Junction Roadhouse”

Antes de llegar a Hamel, en dirección a St. Louis, nuestra parada prevista a final del día, pasamos por Worden, donde se encuentra “St. Paul”, una iglesia luterana que incorporó en la época de la Segunda Guerra Mundial, una cruz de neón en su fachada. Aquí pones una de esas y sales en los papeles.

"Blue Neon Cross"

“Blue Neon Cross”

Un café en “Weezy´s” donde ya estuvimos el año pasado aunque continuamos rápidamente ruta. En esta ocasión, parada más tranquila en este bar, abierto desde finales de los años 30 y lógicamente, decorado con recuerdos de la ruta.

Interior del "Weezy´s"

Interior del “Weezy´s”

Aquí también, en Hamel, dos posibles rutas. Nosotros decidimos volver sobre la que hicimos el pasado verano, hacia Edwardsville, población que atravesamos, para recorrer de nuevo algunos lugares, pero sobre todo para no dejar escapar uno que sí lo hicimos y que me “dolió” especialmente, “Mustang Corral”, el “paraíso”. Un taller dedicado desde 1980 a la restauración de Ford Mustang. Empieza a caer la tarde y lo encontramos ya cerrado pero lo hemos encontrado y es motivo suficiente para volver 😉

"Mustang Corral"

“Mustang Corral”

Unos metros más adelante, en el lado opuesto de la carretera, siguen los restos del rótulo del “Town and Country Motel”, en el mismo sitio que los dejamos año pasado.

Rótulo del "Town & County Motel"

Rótulo del “Town & County Motel”

Lo mismo ocurre con el del “Belair Drive In”, cerrado en 1987. Es que los rótulos de antes, sí que eran rótulos… 🙂

"Bel Air Drive In"

“Bel Air Drive In”

El “Greenway Motel” presenta también un buen aspecto exterior, con un césped bien cortado y su clásico rótulo en pie, aunque éste pide a gritos unos retoques.

"Greenway Motel"

“Greenway Motel”

A las afueras de Mitchell, uno de los lugares con morbo, el “Luna Café”, supuestamente lugar de parada de Al Capone en sus desplzamientos a lo largo de la ruta. Construido en 1924, uno de los locales más antiguo de la ruta, se mantiene abierto en la actualidad aunque sin las “particularidades” de la época, en la que se comentaba que en el piso de arriba se podía intimar con las trabajadoras del local, qué tiempos!!!!

"Luna Café"

“Luna Café”

Y llegamos al final de nuestra jornada, a St. Louis, pero lo hacemos con parada obligada en el viejo puente que cruza el Missisipi y sirve de “frontera” entre los estados de Illinois y Missouri.

"Old Chain of Rocks Bridge"

“Old Chain of Rocks Bridge”

Entrando en St. Luis con su famoso arco al fondo

Entrando en St. Louis

Entrando en St. Louis

Y como en esta ocasión llegamos a una hora más prudente y con algunos lugares ya visitados sobre nuestra maratoniana jornada del año pasado en la ciudad, nos vamos directos al “Ted Drewe´s”. Se trata de de una cadena de heladerías regentadas por la familia Drewes desde 1930 y concretamente la que está en Chippewa Ave. , abierta en 1941, ubicada en plena ruta. Vamos a probar su famoso “concrete”, un espeso helado que puedes dar la vuelta sin que caiga una gota (no vale esperar a que se derrita). Aquí llegamos el año pasado de noche y no podíamos imaginar el ambiente que rodea la heladería.

Mamen con su "concrete"

Mamen con su “concrete”

Y además, solo había que cruzar la calle para disfrutar de una maravilla. Un Mustang de los 60. Aunque supongo que el dueño le quitaba ojo en la distancia, el caso es que estaba aparcado y abierto. Vamos, como aquí

Mi juguete preferido

Mi juguete preferido

Antes de buscar hotel, vamos al “Spencer´s Grill”, un diner de 1947 ubicado en Kirkwood Road que volvemos a pillar cerrado por segundo año consecutivo. Aún así, solo asomarse a sus ventanas, merece la pena.

"Spencer´s Grill"

“Spencer´s Grill”

St. Louis no es barato para dormir, al menos si buscas una calidad media y dada nuestra experiencia, tampoco queremos bajar mucho el listón para evitar sorpresas. Cuando hablamos de caro o barato, lo hacemos siempre teniendo en cuenta las opciones de aquí. Al final, hotel “Days Inn St. Louis”, total 95,34$ incluyendo impuestos. La habitación doble con los servicios habituales: piscina (en este caso interior, desayuno y wifi). Unos 76€

Mañana jornada St. Louis-Lebanon, empezando por nuestra visita al museo del transporte de St. Louis