Etiquetas

, , , , , , , ,

Jornada del 19 de agosto de 2012

Despertamos en el mismo motel que nos acostamos anoche (esto ya es casi un milagro) y además todavía sabemos dónde estamos, ja. Ya le tenemos pillado el ritmo a esto.

Nuestro hotel por la mañana:

Motel “Regency Inn”

Y también aquí, incluido en el precio, al menos un café, algún bollo y un tazón de cereales… de colores!!!!!!!
Aunque esto a Mamen no le importa

Mamen y sus cereales de Teletubbie

Y con algo en el estómago, a la calle. Vamos a “Sid´s Diner”. El nombre coincide con el que vimos el día anterior, bueno coincidía porque el que está en Yukon como os comentaba, cambió su nombre para homenajear a Elvis.

“Sid´s Diner” – El Reno

Y como estaba enfrente, no íbamos a dejar pasar la oportunidad de fotografiarnos con una locomotora. Que no la hubiesen dejado ahí…

Bueno, como en la foto de la locomotora salgo yo solo y luego Mamen se mosquea, foto de los dos:

Y nuestra segunda parada en El Reno es para “Robert´s Grill”, hamburguesería abierta desde 1926. Desde luego las hamburguesas (que a esas horas no probamos) son las que le han mantenido y dado la fama, porque su decoración no es precisamente espectacular.

“Robert´s Grill”

Y nos vamos a jugar a indios y vaqueros, concretamente a “Fort Reno”, establecido como fuerte en 1875 y cuyo nombre es honor del General Jesse L. Reno que murió en el levantamiento cheyenne de 1874
Por el camino, un modelo de tractor que llevamos viendo desde hace tiempo y que tiene la particularidad de la disposición de sus dos ruedas delanteras tan próximas. Bueno, particularidad en relación a lo que estamos acostumbrados y que lógicamente coinciden con los personajes de Cars. Viéndolos en la carretera es como si “los conociéramos”

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, ningún problema para acceder en este caso al fuerte. A pesar de que no hay nadie en la oficina de información nosotros seguimos adelante. Paseo libre por todo el fuerte, donde puedes ver los pabellones de oficiales restaurados (básicamente el exterior) y ver los clásicos refugios de tornados.

“Fort Reno” Pabellones

Durante la Segunda Guerra Mundial, el fuerte fue utilizado como campo de prisioneros.
Cuando acabamos el paseo y volvemos al pabellón de acceso, ya hay una señora que además de permitirnos visitar las dependencias del edificio, que era la residencia de la máxima autoridad del fuerte, incluyendo las estancias privadas, nos cuenta la historia del tradicional encuentro espiritisma que se celebra en este sitio ya que existe la leyenda de que el espíritu de la mujer de uno de los generales se aparece en el fuerte.

Y claro, cómo no. Firma en el libro de visitantes.

Libro de visitantes de “Fort Reno”

Camino de la población fantasma de Bridgeport, atravesamos Calumet donde además de una gasolinera abandonada, hay una larga lista de vehículos aparcados allí para siempre: autobuses, camiones y turismos decoran el pueblo.

Antes de llegar, cruzamos el “Rock Island Pony Bridge” sobre el Canadian River. Se trata del segundo puente más largo de la ruta y el lugar donde se rodó la secuencia de la muerte del abuelo de la familia en “Las uvas de la ira”.

“Rock Island Pony Bridge”

Hemos grabado muchos tramos de carretera durante la ruta. Durante algunos de éstos, la cámara subjetiva iba dentro del coche y nosotros viajábamos con normalidad. Pensábamos que cuando llegásemos a España, los vídeos que subiésemos, les insertaríamos música y se borrarían nuestras conversaciones. Ahora que estamos aquí, me he reído mucho escuchándolos y creo que merece la pena dejarlos con su sonido original.
Así, vais a poder escuchar desde discusiones que recuerdan a “Escenas de matrimonio”, nuestras elucubraciones sobre la pregunta que íbamos a volcar en facebook para nuestros seguidores en directo del viaje, que no hacemos ni caso al GPS (lo llevábamos para que nos sacase de apuro si nos perdíamos pero no nos servía para localizar los tramos y lugares de la ruta), que discutimos si la próxima es a la derecha o a la izquierda, … Vamos, que creemos que dejando los vídeos tal y como se grabaron, se transmite mucho más lo que nosotros vivimos.

Aquí tenéis el trayecto desde el “Rock Island Pony Bridge” hasta el desvío hacia Bridgeport.

Suponemos que es la entrada o acceso de lo que un día fue la población de Bridgeport, a través de pistas de tierra o grava, donde nos encontramos un depósito de agua (que no es el de Bridgeport) que dota de presión a las granjas o fincas cercanas.

Una pequeña fuga de agua permite al Gene Kelly de La Garrovilla ensayar su próximo número 🙂

Y aquí, el paraíso de los amantes de las ruinas. Coches, casas, fincas, … Es tal el abandono y la soledad que nos rodea que casi es eso lo que nos produce respeto.
Apenas alguna indicación escrita en un árbol para no acceder por determinados caminos que suponemos dan acceso a propiedades abandonadas, pero particulares y aquí con eso no se juega.

¿Un Porsche?

En el camino hasta Hydro, en busca de la “Lucille´s Station”, restos de una vida económica anterior.

Gasolinera en Hydro

Main Street de Hydro

En esta población está “Lucille´s Station”, construida en 1929 por Carl Ditmore y adquirida en 1939 por W.O. Waldrop quien la rebautizó como “Provine Station”. Al poco tiempo, en 1941 la adquirieron Lucille y Carl Hamons y la renombraron. Lucille estuvo al frente de la misma durante 59 años, hasta su fallecimiento en el año 2000.
Lucille Hamons fue conocida como la madre de la “Carretera Madre”

“Lucille´s Station”

Un poco más adelante, una nueva “Lucille´s Station” (ya en Weatherford) pensada para aprovechar el tirón. Aquí tuvimos problemas para hacerles comprender que solo queríamos un par de cafés, sin ninguna mega hiper burguer para mojar, y eso que los dos cafés son casi 3$, pues nada les parece que hay que estar loco para querer solo unos cafelitos.
Bueno, ya que nos lo ahorramos en el desayuno, nos lo gastamos en algún recuerdo.

Interior de “Lucille´s” (la nueva)

Aparcado en la puerta, un simpático coche de policía con su radar y todo

Aparcado parece inofensivo

Una pasada por la gasolinera, 40$ por 11,114 galones de gasolina y seguimos hacia Clinton.
Aquí, el primer sitio que visitamos es el hotel más antiguo de la población, “The Glancy Motor Hotel”, con un precioso rótulo de los que me hubiese gustado fotografiar encendido de noche.

“The Glancy Motor Hotel”

En la misma avenida, en Gary Boulevard, está el “Oklahoma Route 66 Museum” con su característica fachada de cristal y pavés que acoge además de piezas y vehículos únicos, un recorrido histórico mediante paneles informativos que no hay que dejar de visitar.
Diversas reproducciones de ambientes y una surtida tienda, hacen esta una parada obligada.

“Oklahoma Route 66 Museum”

Si además tienes la suerte de encontrar aparcadas en la puerta las motos de algún grupo de viajeros, puedes disfrutar de imágenes como esta:

Enfrente, el “Tradewinds Inn”, hotel para mitómanos ya que en él estuvo al menos cuatro veces Elvis Presley.

“Tradewinds Inn”

Algunos rótulos necesitan que le echemos algo de imaginación para “ver” cómo eran en su esplendor.

¿Texaco?

Aunque está a la entrada de la población, nosotros inicialmente no la vimos y tuvimos que volver sobre nuestros pasos y buscar la “Mohawk Lodge Indian Store”. Fue la primera tienda en territorio indio abierta en 1892 donde se comercializaban auténticos artículos hechos a mano.
Se tarsladó a la ubicación actual en la ruta en 1940. Desgraciadamente estaba cerrada cuando llegamos.

“Mohawk Lodge Indian Store”

Entrando en Elk City, una antigua plataforma petrolífera nos da la bienvenida.

Plataforma petrolífera en Elk City

Sin salir de esta población, nos dirijimos a “The County Dove”. El restaurante estaba cerrado pero las mecedoras de la puerta eran un reclamo para esperar a que abriesen de nuevo. Apenas las probamos para evitar que nos entrase la tentación de dormir una siesta.

“The Country Dove”

Continuamos ruta dejando atrás las últimas poblaciones de Oklahoma para adentrarnos en Texas, que cruzamos por su zona norte, la más estrecha. Texas es el estado que menos kilómetros tiene de la ruta de los ocho que atravesamos, pero posee alguna de las joyas del recorrido.
La primera en Shamrock, el primer pueblo del estado. Se trata de “Conoco Gas Station (U-Drop Inn)”. Inicialmente eran tres negocios por separado (gasolinera, cafetería y tienda). Se trata de unas instalaciones de estilo art decó (estilo raramente aplicado a esta finalidad) finalizadas en 1936 y que estuviero operativas hasta finales de los años 90.

Actualmente no hay actividad comercial en las mismas aunque externamente se conservan en buen estado.

“U-Drop Inn”

Este complejo se recrea en la película de “Cars” como el taller del personaje Ramón:

Taller de “Ramón” en la película “Cars”

Otra gasolinera de Shamrock digna de parada es la “Magnolia Gas Station”, estación Mobil restaurada.

“Magnolia Gas Station”

Acabamos con Shamrock y continuamos hacia McLean, población donde se ubicó un campo de prisioneros de la segunda guerra mundial.
Y nada más entrar nos encontramos a la derecha con el “Rattlesnake Sign”. Se trata de un rótulo que se elevaba bastante a la altura de la salida de Lela en la I-40, anunciando la salida a un rancho de serpientes ya abandonado. El rótulo tenía una segunda línea que indicaba “Exit Now” y presentaba este aspecto (imagen obtenida en internet):

“Rattlesnake Sign” antes de 2007 (imagen obtenida en internet)

Una tormenta lo derribó en el año 2007 y actualmente, lo que queda de él está enclavado a la entrada de McLean.

Restos del “Rattlesnakes Sign” ubicados en McLean

Ahora lo mismo, pero en vídeo
🙂


A pocas metros avanzando en la misma avenida, en esta ocasión a la izquierda, la estación de servicio “Phillips 66 Station” cuyas obras se iniciaron en 1927 y finalizaron al año siguiente. Esta fue la primera gasolinera de Phillips construida fuera del estado de Oklahoma.
Restaurada en 1992 actualmente es propiedad y la mantiene la Asociación Ruta 66 de Texas. Si digo que me gusta no es ninguna novedad, así que me voy a limitar a poner la foto.

“Phillips 66 Station”

McLean es un pequeño pueblo en el que se encuentra casi todo lo que buscamos en la calle principal, así que continuamos y llegamos al teatro “Avalon”, abierto en los años 30.

“Avalon Theatre”

Estoy seguro que visitar su interior debe ser emocionante y lleno de historia del cine mítico de Hollywood.

A la salida de la población, el “Cactus Inn”, otro clásico de la ruta. Con un aspecto tranquilo, invita a sentarse a la puerta de la habitación y simplemente disfrutar de una tertulia.

“Cactus Inn”

Continuamos camino. Nuestro objetivo, Alanreed. Allí encontramos la gasolinera Texaco “66 Super Service”. Localizarla no ha sido tan fácil como pensaba. Las fotos que previamente había localizado en internet, la mostraban en bastante buen estado de conservación y esto desgraciadamente ya no es así. Algo oculta por la vegetación y tomada por nidos de avispas, es fácil pasar delante de ella (bueno, al lado porque queda a la izquierda en el sentido de la ruta) sin darse cuenta.

Texaco “66 Super Service” Station

Mientras estábamos haciendo fotos a la gasolinera, paró una pick up para hablar con nosotros. Así conocimos Jose Álvarez, Mejicano que vive y trabaja en McLean. Nos contó que trabajaba haciendo cercas para las fincas y que estaba deseando encontrar novia en España para venirse (no ve el peligro).
Como no debe de estilarse mucho por allí lo de las tarjetas de visita, nos dio un talon del banco con sus datos por si le encontrábamos la novia que buscaba
🙂

Nuestro amigo de McLean, Jose Álvarez

Aquí podéis ver la “tarjeta de visita” de Jose:


Y aunque parezca que todo es sencillo, de vez en cuando nos columpiamos por esos caminos. Y cuando nos colamos en una pista de tierra y llevas un Mustang de casi 300 caballos, es fácil que no esperemos a una rotonda para dar la vuelta.

En esta ocasión, la cámara no estaba bien fijada al salpicadero y no se puede apreciar la maniobra. Ji, ji
Tranquilos, habrá vídeos más explícitos.

Y sin ir más lejos, aquí nos quitamos el gusanillo. No íbamos a dejar pasar la ocasión. Había que arreglar el desaguisado cuanto antes.

Después del meneo, nos vamos a Groom para fotografiar la “Leaning Water Tower” o depósito inclinado. Éste lo está 10 grados y utiliza la propia tubería de agua como una pata más que sujeta la estructura elevada.
Según he podido leer, la inscripción “Britten” corresponde a una familia de tradición ganadera y agrícola de la zona. Uno de sus miembros apostó que podía instalar el depósito con esa inclinación y ganó, no sin antes inmortalizar su nombre en él.

Mamen y el depósto torcido

“Leaning Water Tower”

Como se puede ver en estas últimas fotos, empieza la carrera para aprovechar el poco tiempo de luz que nos queda.
Seguimos en la misma población donde desde la carretera se ve la enorme cruz metálica “Cross of Our Lord Jesus Christ”.

En este espacio no solo podemos disfrutar de esta singular pieza, que curiosamente está inspirada en la del Valle de los Caídos, sino que se representan las estaciones del calvario, la última cena e incluso la crucifixión de Cristo.
Independientemente de tus creencias, merece una respetuosa visita. Acceso libre.

“Cross of Our Lord Jesus Christ”

Y ya después del ocaso, llegamos a Conway para hacernos una foto en “VW Slug Bug Ranch”, una curiosa “versión” de Cadillac Ranch que merece su propio tiempo.

“VW Slug Bug Ranch”

También aquí puedes disfrutar como un cochino en un charco si te gusta lo del gaffiti. Barra libre!!!!

Y ya de noche cerrada llegamos a Amarillo. Empezamos por la parada obligatoria en el “Big Texan Steak Ranch” famoso por ser el sitio donde puedes cenar gratis si te comes el chuletón de 72 onzas en una hora máximo.

“Big Texan Steak Ranch”

Pero nosotros llegamos casi sin fuerzas para cenar y sin hotel, así que lo primero es lo primero. Vamos a buscar hotel antes de que tengamos que pasar la noche en el coche.
Dando vueltas por la población hemos encontrado dos cosas. La primera es un hotel de la cadena Super 6, que sin ser el Palace, sabemos que no nos vamos a llevar sorpresas. Además ya tenemos urgencia en pasar por la lavandería y este hotel la tiene, así que vamos a asegurar cama y mudas limpias.

Para cenar hemos hecho un descubrimiento. Hay un Walmart que abre 24 horas, así que no nos hemos resistido y además de algunas camisetas, una báscula para el equipaje, una nevera portátil, leche, fruta, … nos lo hemos pasado teta probándonos calzoncillos de super héroes (lo siento, hay fotos, pero nosotros tenemos unos trabajos honrados que quizá no entenderían el sentido del humor y hemos preferido no publicarlas aquí). Las dependientas están todavía riéndose ya que nos pillaron en plena sesión fotográfica.
Pero el gran descubrimiento ha sido la variedad de Coca Colas a la venta. Nos hemos comprado un pack de 12 latas cada uno para llevar en el coche y estrenar nuestra nevera.
Yo soy un clásico y compré la Classic Coke. Mamen fue más creativo y se apuntó a la Vainilla Coke. El día que devolvimos el coche en Los Ángeles, tiramos a la basura las últimas diez, más o menos.

Estanterías de Coca Cola en Walmart

Aquí están las de vainilla. Las preferidas de Mamen

Pues de todas, Mamen eligió LA DE VAINILLA!!!!!!!

Sin comentarios. Mañana más

Anuncios