Etiquetas

, , , , , , , , , ,

En casi todos los mundillos ocurre. Está muy bien la técnica, nos hace la vida más fácil, más cómoda, nos ayuda a alcanzar retos antes impensables, … pero también puede proporcionarnos un exceso de confianza.

Perder la señal GPS en un avión o en un barco es bastante más grave que hacerlo en nuestro viaje, pero de estos sectores nos vienen las enseñanzas. Hay que saber navegar con los métodos tradicionales, los de mapa y brújula. Los de papel y lápiz. De lo contrario la experiencia puede convertirse en un mal sueño. Lógicamente sin llegar a estos extremos, tampoco nosotros queremos que la técnica arruine nuestro viaje. A pesar del tamaño de la publicación y de sumar un bártulo más a la maleta, nos acompañará una de las mejores guías de carreteras que hemos localizado.

Se trata de la última versión, la 2013, del “Road Atlas” de Rand McNally.

Puedes encontrarlo en Amazon.com aunque en esta ocasión hemos utilizado nuestros contactos neoyorkinos para hacernos con él. En uno de sus viajes, mi hermano Luis me lo ha traído personalmente y todavía no sé exactamente su coste, porque no me lo ha cobrado (al igual que la tarjeta de mapas de la ruta para el GPS). Supongo que como mínimo me costará un libro en su versión edición limitada previsto.

En todo caso, la recomendación sigue siendo la misma, no confiar todo a la tecnología y tener “plan B”. Comprar unos buenos mapas, aquí o allí y ojalá vuelvan sin haberlos usado.

Anuncios